Elliot Abrams, escenografía y mensaje

En varios artículos he hablado de la escenografía y también de los mensajes. La elección de una escenografía requiere de los siguientes factores, entre otros:

  • Coherencia: Debe mantener un criterio común con el objetivo del acto y de los mensajes dados.
  • Luz: Evitar sombras y espacios en los que el asistente no pueda apreciar toda la escena. Excepto en el caso que el objetivo sea destacar un punto determinado.
  • Sonido: Todo mensaje que no llega correctamente, queda debilitado.
  • Acústica: En sintonía con las características del sonido, pero ligado al espacio.
  • Espacio: La elección del espacio refuerza el mensaje y determina -en gran parte- la credibilidad del mensaje. Para la elección del espacio, entre otras cosas, se deben tener en cuenta los aspectos anteriores. Es importante saber cuidar las proporciones.

Claramente el objetivo del acto determina la elección de la escenografía, sin olvidarnos de la importancia del ideario del organizador. Interesante el ideario porque muchas veces se omite y esto produce una importante pérdida de credibilidad. En Estados Unidos las escenografías están -en general- muy bien trabajadas; aunque es cierto que a veces vemos verdaderos adefesios. Los eventos deportivos son un referente, como la Super Bowl, pero la política también tiene un impacto destacable en Estados Unidos. 

El 25 de enero fue nombrado por el Sr. Donald Trump el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, el Sr. Elliot Abrams. Os recomiendo la entrevista que le hace el Sr. Harry Kreisler (Institute of International Studies, UC Berkeley), porque os permite realizar un análisis más exacto de cara a la interpretación del mensaje y la escenografía. Si bien el desatacado pasado del Sr. Abrams no es el motivo de este artículo, si lo son las formas, porque éstas interactúan directamente con la elección por parte de la Casa Blanca, de la escenografía escogida para su presentación ante los medios de su nueva responsabilidad designada. La escenografía escogida era muy sobria pero habitual en este tipo de contexto. Me gusta mucho esta elección porque no se come el mensaje y en esta ocasión, lo importante era quién era la persona que representaría a Estados Unidos en Venezuela, ni más ni menos. Sobriedad, tecnicismo, brevedad y claridad son cuatro características para reforzar un mensaje institucional; cierto que podríamos enumerar otras características pero con estas premisas es difícil no lanzar un buen mensaje si el argumentario está bien pensado.

La intervención del Sr. Mike Pompeo fue breve y también reforzó el mensaje que se pretendía hacer llegar a través de los medios presentes. Conviene recordar que el Sr. Pompeo fue director de la CIA y actualmente es el Secretario de Estado, sustituyendo al Sr. Tillerson. Destaco esto porque es importante ya que, en algunas ocasiones, el responsable de presentar al protagonista, le puede restar protagonismo al verdadero protagonista y el motivo de la rueda de prensa en este caso.

El Sr. Abrams fue muy breve, pero dejó un mensaje muy claro; nos puede gustar más o menos, pero el mensaje llegó y la escenografía y los asistentes a la rueda reforzaron el mensaje. Sin distracciones en la escenografía se contribuye notablemente a reforzar el mensaje.

Lo sencillo, directo y breve, tres veces bueno!

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolistas

‘Order!’… John Bercow, el ´showman´ presidente de la Cámara de los Comunes!

El Sr. John Bercow es el presidente de la Cámara de los Comunes, aunque no lo parezca. Es lo que tiene ser británico. Así somos, lo que viene desde Gran Bretaña es muy ´cool´ pero este no deja de ser un showman más.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista

 

#flashprotocolo | John Bolton y su mensaje premeditado

El consejero de Seguridad Nacional, John Bolton. Foto: JIM YOUNG REUTERS

El consejero de Seguridad Nacional estadounidense, el Sr. *John Bolton, se presentó en la rueda de prensa en la Casa Blanca, con un cuaderno en el que se podía leer -escrito a mano- “500 troops to Colombia (5000 soldados a Colombia)”. El secretario del Tesoro, el Sr. Steve Mnuchin, anunciaba en la misma rueda de prensa, un embargo petrolero a Venezuela.

Todo comunica, hasta el más mínimo gesto. La Casa Blanca no quiso restarle importancia y es que era un mensaje claro y directo; por lo tanto no fue un despiste. Siempre he recomendado que uno no debe ir a una rueda de prensa con informaciones que uno no quiere difundir o dar a conocer. Es mejor dejarlas a buen recaudo antes de comparecer ante la prensa. Los reporteros tienen la habilidad profesional de ver lo que otros no perciben y la interpretación es difícil de minimizar.

Recuerdo que tenía un jefe que después de sus ruedas de prensa dejaba sus anotaciones encima del atril. Como responsable de protocolo -siempre- reviso que no quede ningún tipo de anotación o documento.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolistas

*John Bolton en otras intervenciones ante la prensa no ha utilizado este tipo de libreta.

Incoherencia organizativa en el Foro de Davos

F. Markus Schreiber | AP

Cuando organizamos un evento y/o un acto debemos tener en cuenta muchas cosas. Los aspectos organizativos empiezan con mucha antelación con el fin de cuidar -hasta el mínimo detalle- cualquier aspecto que, por muy pequeño que sea, incida directa o indirectamente en los objetivos de un evento; siempre teniendo en cuenta el ideario del organizador. El éxito depende de la suma de muchos factores; uno de ellos que a veces se olvida, es la coherencia, ingrediente esencial de la credibilidad.

Del 22 al 25 de enero se celebra en la localidad suiza Davos-Klosters, la 49ª edición del Foro Económico Mundial -Foro de Davos-. Esta cumbre se centrará en: “Globalización 4.0: Formando una arquitectura global en la era de la Cuarta Revolución Industrial“. En su página web, una web completa y didáctica, uno puede ver que tiene dentro de su agenda, un apartado específico sobre el Medio Ambiente. Un apartado en el que encontramos contenidos interesantes y uno puede apreciar que tiene muchas horas de trabajo detrás. En este apartado hay un ítem dedicado al desarrollo sostenible y yo me pregunto, cómo pretende ser un evento que tenga credibilidad, cuando se esperan -asistentes al Foro- en los días de la celebración del evento, la presencia de más de 1.500 aviones privados además de todos los coches que se utilizan sin dar pie al transporte público. Curioso porque estos mismos asistentes que viajan en avión y utilizan coches de gran cilindrada, son -en parte- los que luego recomiendan la necesidad de cuidar el Medio Ambiente. Por tanto el asistente, el ponente y el organizador tienen la responsabilidad final de hacer llegar un mensaje coherente.

La credibilidad -como dije antes- tiene muchos ingredientes, pero hay alguno de éstos que son determinantes para alcanzar la excelencia. El Foro de Davos se ha convertido en un ejemplo de incoherencia organizativa.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista

#flashprotocolo ¿Por qué es festivo hoy lunes en Estados Unidos?


Porque hoy es el día de Martin Luther King y es una fecha muy señalada dentro del calendario americano. Se celebra el tercer lunes de enero de cada año. Fue una figura indiscutible -Premio Nobel en 1964- que trabajó por los derechos civiles, luchando contra la discriminación racial en la legislación Federal y Estatal.

El Sr. King fue asesinado en 1968 y tras su muerte comenzó una campaña para declarar un día festivo en su nombre. Muchos Estados se resistieron en celebrar este día al principio. 

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista 

Mil hamburguesas no es cuestión de protocolo


El presidente de Estados Unidos recibió ayer en la Casa Blanca al reciente campeón del título nacional universitario, los Tigers de Clemson, con mil hamburguesas, además de pizzas y patatas fritas. El Sr. Trump explicó que tuvo que pedir comida rápida por la falta de personal en la Casa Blanca y es que ayer entró la Administración en su cuarta semana de cierre parcial.

Hay otros equipos que declinaron la invitación en su día, como los vencedores de la NBA o de la NFL.

Desde mi punto de vista, había otras soluciones, pero viendo el perfil de los invitados, el contexto que vive ahora mismo Estados Unidos y el estilo de comunicación del presidente americano, era una ocasión para continuar con su libro de estilo.

Le gusta mucho la comida rápida, incluso en los años 90 grabó algún anuncio para McDonald´s y lo utilizó como reclamo en su campaña política. Alguna vez ha llegado a cuestionar a los cocineros de la Casa Blanca y ha enviado algún miembro de su equipo a por hamburguesas, como el caso del Sr. Keith Schiller, exmiembro de seguridad del Sr. Trump que contó en una publicación que tuvo que ir a comprar unas hamburguesas porque los cocineros no habían logrado copiar los sabores de la cadena americana.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista

Tratamiento para convivir con la falta de amabilidad

Henry James dijo que hay tres cosas importantes en la vida: ser amable, ser amable y ser amable, y es que en Navidad las cosas parecen otra cosa, aunque algunos ni en Navidad pueden ser amables o lo son por interés.

Espero y deseo que hayáis pasado unas extraordinarias Navidades; mis mejores deseos para este 2019. Nosotros al final nos quedamos en Estados Unidos y aunque disfrutamos mucho no hay nada como estar en tu país, rodeado de tu familia y amigos.

La distancia siempre te da otra perspectiva de las cosas. Ya me ha pasado cuando vivía en Brasil, en Colombia o ahora en Estados Unidos. Los que nos dedicamos a las buenas maneras como herramienta esencial para alcanzar la excelencia en el trabajo y en las relaciones institucionales, somos –quizás- más sensibles y estamos siempre de servicio, es decir, que hasta valoramos una coma en un escrito desde el punto de vista de la cortesía, o un mensaje en el teléfono, cómo nos han contestado, etc. Reconozco que en mi caso esto ya es obsesivo y lo paso realmente mal porque –entiendo- vivimos en un mundo insensible.

Los valores cada día escasean más; en mi trabajo conozco personas muy preparadas pero que nunca alcanzarán –al menos para mí- la excelencia, porque carecen de valores o de la amabilidad mínima. Brasil y Colombia han sido una buena escuela de amabilidad y en julio hablaré de ello en un foro y en un campus deportivo en los que participaré en España porque el deporte es un regenerador de valores. Abro un paréntesis para decir que es una pena que en el deporte en España no se preocupen más de los países Latinoamericanos porque además de ser el crecimiento natural, es una excelente herramienta social, pero parece que importa más ganar medallas. Nos obsesionamos con la gestión del fan pero somos incapaces de organizar una reunión o un evento respetando la esencia del deporte o de mantener una simple reunión con respeto.

El tema de la amabilidad da para mucho y es que es una llave fantástica porque abre todas las puertas de la vida.

En Navidad la amabilidad parece que viene para quedarse pero volvemos a la realidad y uno puede comprobar que es un mal endémico y que no tiene solución posible. Existe un tratamiento para poder convivir con esta enfermedad:

  • No dejar de ser amable con aquellos que no lo son contigo. La amabilidad es esencial para ser una buena persona porque empieza respetándote como persona.
  • Antes de dormir, pensar en dos personas que hayan sido amables contigo. Porque normalmente sólo pensamos en lo contrario, en las personas que no lo fueron y esto, influye en tu descanso.
  • Fomentar la amabilidad en tu familia y si tienes hijos, con más razón, porque los niños mimetizan mucho el comportamiento de sus padres.
  • Un ambiente deportivo fomenta la amabilidad. Practicar un deporte además beneficiará también a tu salud. Busca deportes para tus hijos que trabajen los valores en el deporte. No todo es ganar.
  • No dejes de agradecer las cosas. Quizá no seamos conscientes pero un simple gracias puede hacer feliz a una persona para todo el día y ayudarle soportar mejor a los maleducados que por desgracia cada día son más.
  • La amabilidad es también pensar bien y en positivo. Contribuye a tomar cierta inercia y en poco tiempo pensarás que hay personas amables. Lo que sucede es que desarrollas inmunidad hacia las personas que no son amables porque las ignoras y te centras en las que sí lo son.
  • Dedícale menos tiempo a las redes sociales. Alguno me dirá que depende del uso que le des pero creo que nos es necesario estar todo el día leyendo a personas tóxicas. Es cierto que todos alguna vez lo hemos sido, pero es preferible leer un buen libro que el tuit de un egocéntrico que espera tu retuit sin importarle cómo te sientes. Y es que nos gusta cotillear la vida de los demás y vivir sus vidas. Tú vales mucho y tu tiempo vale por lo menos como el de ellos.

Rompe con ese bucle donde pasamos más tiempo pensado en los insensibles, oportunistas, maleducados o simplemente en aquellas personas que no te quieren; no pasa nada, el mundo no se acaba pero quizás deberías darte cuenta el precioso tiempo que le estas quitando a los que realmente lo necesitan.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista @_JavierVila_

Happy Thanksgiving to all

In the United States today is a very special day. It is the first time I live it and it is surprising me a lot. Next year I hope to be able to tell you more details but I will share with you this interesting article that will help you understand the importance of this date. A word that represents this day is THANKS. I want to thank the Americans for welcoming us and making our family happy.

This post is dedicated to Patricia who is helping me to improve my English and teaching me the particularities of this great country. Thanks Patricia. This article has been recommended by Patricia and it may be interesting for you.

HAPPY THANKSGIVING TO ALL.

*Thanksgiving History

Thanksgiving is a particularly American holiday. The word evokes images of football, family reunions, roasted turkey with stuffing, pumpkin pie and, of course, the Pilgrims and Wampanoag, the acknowledged founders of the feast. But was it always so? Read on to find out…

This article explores the development of our modern holiday. For information on food at the First Thanksgiving, go to Partakers of our Plenty. For additional children’s resources on Thanksgiving, you might want to view Scholastic’s Virtual Field Trip to Plimoth Plantation, explore our Online Learning Center, or visit our Homework Help page. If you’d like to join us for Thanksgiving dinner, please visit our Thanksgiving Dining and Special Events page.

Giving thanks for the Creator’s gifts had always been a part of Wampanoag daily life. From ancient times, Native People of North America have held ceremonies to give thanks for successful harvests, for the hope of a good growing season in the early spring, and for other good fortune such as the birth of a child. Giving thanks was, and still is, the primary reason for ceremonies or celebrations.

As with Native traditions in America, celebrations – complete with merrymaking and feasting – in England and throughout Europe after a successful crop are as ancient as the harvest-time itself. In 1621, when their labors were rewarded with a bountiful harvest after a year of sickness and scarcity, the Pilgrims gave thanks to God and celebrated His bounty in the Harvest Home tradition with feasting and sport (recreation). To these people of strong Christian faith, this was not merely a revel; it was also a joyous outpouring of gratitude.

The arrival of the Pilgrims and Puritans brought new Thanksgiving traditions to the American scene. Today’s national Thanksgiving celebration is a blend of two traditions: the New England custom of rejoicing after a successful harvest, based on ancient English harvest festivals; and the Puritan Thanksgiving, a solemn religious observance combining prayer and feasting.

Florida, Texas, Maine and Virginia each declare itself the site of the First Thanksgiving and historical documents support the various claims. Spanish explorers and other English Colonists celebrated religious services of thanksgiving years before Mayflower arrived. However, few people knew about these events until the 20th century. They were isolated celebrations, forgotten long before the establishment of the American holiday, and they played no role in the evolution of Thanksgiving. But as James W. Baker states in his book, Thanksgiving: The Biography of an American Holiday, “despite disagreements over the details” the 3-day event in Plymouth in the fall of 1621 was “the historical birth of the American Thanksgiving holiday.”

So how did the Pilgrims and Wampanoag come to be identified with the First Thanksgiving?

HARVEST HOME OR THANKSGIVING?

In a letter from “E.W.” (Edward Winslow) to a friend in England, he says: “And God be praised, we had a good increase…. Our harvest being gotten in, our governor sent four men on fowling that so we might after a special manner rejoice together….” Winslow continues, “These things I thought good to let you understand… that you might on our behalf give God thanks who hath dealt so favourably with us.”

In 1622, without his approval, Winslow’s letter was printed in a pamphlet that historians commonly call Mourt’s Relation. This published description of the First Thanksgiving was lost during the Colonial period. It was rediscovered in Philadelphia around 1820. Antiquarian Alexander Young included the entire text in his Chronicles of the Pilgrim Fathers (1841). Reverend Young saw a similarity between his contemporary American Thanksgiving and the 1621 Harvest Feast. In the footnotes that accompanied Winslow’s letter, Young writes, “This was the first Thanksgiving, the harvest festival of New England. On this occasion they no doubt feasted on the wild turkey as well as venison.”

PURITAN HOLIDAY

The American Thanksgiving also has its origin in the faith practices of Puritan New England, where strict Calvinist doctrine sanctioned only the Sabbath, fast days and thanksgivings as religious holidays or “holy days.” To the Puritans, a true “thanksgiving” was a day of prayer and pious humiliation, thanking God for His special Providence. Auspicious events, such as the sudden ending of war, drought or pestilence, might inspire a thanksgiving proclamation. It was like having an extra Sabbath during the week. Fasts and thanksgivings never fell on a Sunday. In the early 1600s, they were not annual events. Simultaneously instituted in Plymouth, Connecticut and Massachusetts, Thanksgiving became a regular event by the middle of the 17th century and it was proclaimed each autumn by the individual Colonies.

The holiday changed as the dogmatic Puritans of the 17th century evolved into the 18th century’s more cosmopolitan Yankees. By the 1700s, the emotional significance of the New England family united around a dinner table overshadowed the civil and religious importance of Thanksgiving. Carried by Yankee emigrants moving westward and the popular press, New England’s holiday traditions would spread to the rest of the nation.

NATIONAL FEAST

The Continental Congress proclaimed the first national Thanksgiving in 1777. A somber event, it specifically recommended “that servile labor and such recreations (although at other times innocent) may be unbecoming the purpose of this appointment [and should] be omitted on so solemn an occasion.”

Presidents Washington, Adams and Monroe proclaimed national Thanksgivings, but the custom fell out of use by 1815, after which the celebration of the holiday was limited to individual state observances. By the 1850s, almost every state and territory celebrated Thanksgiving.

Many people felt that this family holiday should be a national celebration, especially Sarah Josepha Hale, the influential editor of the popular women’s magazine Godey’s Lady’s Book. In 1827, she began a campaign to reinstate the holiday after the model of the first Presidents. She publicly petitioned several Presidents to make it an annual event. Sarah Josepha Hale’s efforts finally succeeded in 1863, when she was able to convince President Lincoln that a national Thanksgiving might serve to unite a war-torn country. The President declared two national Thanksgivings that year, one for August 6 celebrating the victory at Gettysburg and a second for the last Thursday in November.

Neither Lincoln nor his successors, however, made the holiday a fixed annual event. A President still had to proclaim Thanksgiving each year, and the last Thursday in November became the customary date. In a controversial move, Franklin Delano Roosevelt lengthened the Christmas shopping season by declaring Thanksgiving for the next-to-the-last Thursday in November. Two years later, in 1941, Congress responded by permanently establishing the holiday as the fourth Thursday in the month.

THE PILGRIM AND WAMPANOAG ROLE

The Pilgrims and the Wampanoag were not particularly identified with Thanksgiving until about 1900, though interest in the Pilgrims as historic figures began shortly before the American Revolution.

With the publication of Longfellow’s best-selling poem The Courtship of Miles Standish (1848) and the recovery of Governor Bradford’s lost manuscript Of Plimoth Plantation (1855), public interest in the Pilgrims and Wampanoag grew just as Thanksgiving became nationally important. Until the third quarter of the 19th century, music, literature and popular art concentrated on the Pilgrims’ landing at Plymouth Rock and their first encounters with Native People on Cape Cod.

After 1890, representations of the Pilgrims and the Wampanoag began to reflect a shift of interest to the 1621 harvest celebration. By the beginning of the 20th century, the Pilgrims and the Thanksgiving holiday were used to teach children about American freedom and how to be good citizens. Each November, in classrooms across the country, students participated in Thanksgiving pageants, sang songs about Thanksgiving, and built log cabins to represent the homes of the Pilgrims. Immigrant children also learned that all Americans ate turkey for Thanksgiving dinner. The last lesson was especially effective with the recollections of most immigrant children in the 20th century including stories of rushing home after school in November to beg their parents to buy and roast a turkey for a holiday dinner.

TURKEY AND ALL THE TRIMMINGS

The classic Thanksgiving menu of turkey, cranberries, pumpkin pie, and root vegetables is based on New England fall harvests. In the 19th century, as the holiday spread across the country, local cooks modified the menu both by choice (“this is what we like to eat”) and by necessity (“this is what we have to eat”). Today, many Americans delight in giving regional produce, recipes and seasonings a place on the Thanksgiving table. In New Mexico, chiles and other southwestern flavors are used in stuffing, while on the Chesapeake Bay, the local favorite, crab, often shows up as a holiday appetizer or as an ingredient in dressing. In Minnesota, the turkey might be stuffed with wild rice, and in Washington State, locally grown hazelnuts are featured in stuffing and desserts. In Indiana, persimmon puddings are a favorite Thanksgiving dessert, and in Key West, key lime pie joins pumpkin pie on the holiday table. Some specialties have even become ubiquitous regional additions to local Thanksgiving menus; in Baltimore, for instance, it is common to find sauerkraut alongside the Thanksgiving turkey.

Most of these regional variations have remained largely a local phenomenon, a means of connecting with local harvests and specialty foods. However this is not true of influential southern Thanksgiving trends that had a tremendous impact on the 20th-century Thanksgiving menu.

Corn, sweet potatoes, and pork form the backbone of traditional southern home cooking, and these staple foods provided the main ingredients in southern Thanksgiving additions like ham, sweet potato casseroles, pies and puddings, and corn bread dressing. Other popular southern contributions include ambrosia (a layered fruit salad traditionally made with citrus fruits and coconut; some more recent recipes use mini-marshmallows and canned fruits), biscuits, a host of vegetable casseroles, and even macaroni and cheese. Unlike the traditional New England menu, with its mince, apple and pumpkin pie dessert course, southerners added a range and selection of desserts unknown in northern dining rooms, including regional cakes, pies, puddings, and numerous cobblers. Many of these Thanksgiving menu additions spread across the country with relocating southerners. Southern cookbooks (of which there are hundreds) and magazines also helped popularize many of these dishes in places far beyond their southern roots. Some, like sweet potato casserole, pecan pie, and corn bread dressing, have become as expected on the Thanksgiving table as turkey and cranberry sauce.

THANKSGIVING

If there is one day each year when food and family take center stage, it is Thanksgiving. It is a holiday about “going home” with all the emotional content those two words imply. The Sunday following Thanksgiving is always the busiest travel day of the year in the United States. Each day of the long Thanksgiving weekend, more than 10 million people take to the skies. Another 40 million Americans drive 100 miles or more to have Thanksgiving dinner. And the nation’s railways teem with travelers going home for the holiday.

Despite modern-age turmoil—and perhaps, even more so, because of it—gathering together in grateful appreciation for a Thanksgiving celebration with friends and family is a deeply meaningful and comforting annual ritual to most Americans. The need to connect with loved ones and to express our gratitude is at the heart of all this feasting, prayerful thanks, recreation, and nostalgia for a simpler time. And somewhere in the bustling activity of every November’s Thanksgiving is the abiding National memory of a moment in Plymouth, nearly 400 years ago, when two distinct cultures, on the brink of profound and irrevocable change, shared an autumn feast.

PRIMARY SOURCES

Very little is known about the 1621 event in Plymouth that is the model for our Thanksgiving. The only references to the event are reprinted below:

“And God be praised we had a good increase… Our harvest being gotten in, our governor sent four men on fowling, that so we might after a special manner rejoice together after we had gathered the fruit of our labors. They four in one day killed as much fowl as, with a little help beside, served the company almost a week. At which time, amongst other recreations, we exercised our arms, many of the Indians coming amongst us, and among the rest their greatest king Massasoit, with some ninety men, whom for three days we entertained and feasted, and they went out and killed five deer, which they brought to the plantation and bestowed on our governor, and upon the captain and others. And although it be not always so plentiful as it was at this time with us, yet by the goodness of God, we are so far from want that we often wish you partakers of our plenty.”

Edward Winslow, Mourt’s Relation: D.B. Heath, ed. Applewood Books. Cambridge, 1986. p 82

“They began now to gather in the small harvest they had, and to fit up their houses and dwellings against winter, being all well recovered in health and strength and had all things in good plenty. For as some were thus employed in affairs abroad, others were exercised in fishing, about cod and bass and other fish of which they took good store, of which every family had their portion. All the summer there was no want; and now began to come in store of fowl, as winter approached, of which is place did abound when they came first (but afterward decreased by degrees). And besides waterfowl there was great store of wild turkeys, of which they took many, besides venison, etc. Besides, they had about a peck a meal a week to a person, or now since harvest, Indian corn to that proportion. Which made many afterwards write so largely of their plenty here to their friends in England, which were not feigned but true reports.

William Bradford, Of Plymouth Plantation: S.E. Morison, ed. Knopf. N.Y., 1952. p 90

*Source: Plimoth Plantation www.plimoth.org

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolistas @_javiervila_

Mi columna, café y protocolo

Lo que logra las buenas maneras

No puedo decir que el Sr. Trump sea uno de los presidentes que más me guste pero el otro día lo que sucedió con el periodista de la CNN el Sr. Acosta, le llevo al límite y respondió a las malas formas de dicho periodista. Tras leer ciertos periódicos había esbozado una conclusión pero decidí esperar e intentar buscar la secuencia completa después de leer un tuit del Sr. Juan C. Sosa Azpurúa (@jcsosazpurua). Comparto la reflexión del Sr. Sosa diciendo que fue –el presidente- demasiado paciente y tolerante, considerando que el periodista de la CNN fue grosero y vulgar. Es cierto, como también señala que no fue respetuoso con la institución presidencial. Conviene recordar que el Sr. Trump representa a todos los americanos.

Dicho esto, creo que lo que realmente le está haciendo mucho daño son sus formas. Si el Sr. Trump cuidase las formas con las que se expresa, podría ampliar su electorado pero precisamente por esta carencia, produce rechazo. Conviene recordar que el Sr. Obama vivió una situación parecida y no recibió tantas críticas. Muchas de las decisiones tomadas en su día por el Sr. Obama, fueron más duras pero con el arte de cuidar las formas logró que pasasen más desapercibidas.

Ya sabemos que mantenido la calma, la seguridad y la sonrisa se puede hacer que las malas noticias, parezcan buenas.

 

Recuerdo a mi Bisabuelo

Si algo me gusta de mis compatriotas franceses es la capacidad que tienen de transmitir emociones a través de las escenografías que eligen para sus eventos. El 11 de noviembre de 1918 los representantes de Francia y Reino Unido por un bando y Alemania por otro, firmaron en un vagón de tren el armisticio que ponía fin a la Primera Guerra Mundial. Para mí, además de lo que implica dicho acontecimiento histórico, es un día muy señalado porque mi bisabuelo murió en esa guerra, Maximilien de Savenelle de Grandmasion -con dos grandes condecoraciones póstumas-. Orgulloso de mis orígenes. Los aristócratas también han dado su vida por los demás, no son unos señoritos como algunos piensan.

Más de 80 Jefes de Estado y de Gobierno en un entorno cargado de emotividad y respeto. Las escenografías juegan un papel fundamental para transmitir la esencia del objetivo de un acto. El relato es vital como camino para alcanzar la excelencia. Los franceses aunque en ciertos actos son muy presidencialistas, incluso diría que en exceso, dominan como pocos la capacidad de recoger los verdaderos sentimientos del relato en los actos que organizan, despertando los sentimientos de los asistentes y logrando que se sientan parte del acto.

 

Seguir aprendiendo, con el VI Congreso Universitario de Comunicación y Eventos

Generalmente procuro estar pendiente de las cosas que se organizan en mi país y además suelo presumir de los grandes profesionales que tenemos. También es cierto que algunos solo piensan en lo suyo y así nos va. Digo esto porque en breve se celebra un congreso que me parece interesante por la temática y por los profesionales que participarán como ponentes; veo que algunos podían difundirlo pero no lo hacen; ¿no es motivo de orgullo?

Se trata de VI Congreso Universitario de Comunicación y Eventos que se celebrará los días 15 y 16 de noviembre en Madrid; esta es ya la sexta edición de un congreso que cada año congrega a excelentes profesionales.

El #protocololocal es una pieza esencial del puzle que conforma el protocolo; muchas veces construimos las casas por el tejado y para mí profundizar en esto es crear la base esencial para construir una profesión sana y fuerte que emana, en muchas ocasiones, desde las instituciones oficiales locales. Os recomiendo visitar su web y comprobar el enriquecedor programa que tiene el #6congresoeventos.

 

© Casa de S.M. el Rey

De mal gusto

“Letizia viaja por separado y en ´business´ a Perú” es el título del artículo escrito por Edurne Urreta para Yo Dona. No me ha gustado nada. Algunos tienen la costumbre de hacer críticas despectivas y fáciles, sin conocer la particularidad de cada agenda. Este tipo de artículo despectivo se caracteriza por criticar al personaje público, cómo viaja y su vestuario, sin profundizar en las razones de los mismos. ¨Si quieres ser guay, toca estos temas de esta manera y serás toda una referencia de la elegancia piensan algunos¨. Sin embargo no se dan cuenta de que eso es justamente lo contrario, un modelo de mal gusto. Para ejemplo de ese mal gusto sirvan muchos de los tuits de Patrycia Centeno.

 

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolistas @_JavierVila_

 

#flashprotocolo | Recuerda, siempre eres observado por alguien

#flashprotocolo | El Rey de Marruecos se ha quedado dormido -mientras su hijo Moulay Hassan estaba atento- durante el discurso del Sr. Macron, con motivo de la ceremonia por los 100 años del final de la Primera Guerra Mundial. El Sr, Trump observa como si fuese un profesor de secundaria; aunque parece que no fue el único.

Recuerda, siempre eres observado por alguien.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista @_JavierVila_