Happy Thanksgiving to all

In the United States today is a very special day. It is the first time I live it and it is surprising me a lot. Next year I hope to be able to tell you more details but I will share with you this interesting article that will help you understand the importance of this date. A word that represents this day is THANKS. I want to thank the Americans for welcoming us and making our family happy.

This post is dedicated to Patricia who is helping me to improve my English and teaching me the particularities of this great country. Thanks Patricia. This article has been recommended by Patricia and it may be interesting for you.

HAPPY THANKSGIVING TO ALL.

*Thanksgiving History

Thanksgiving is a particularly American holiday. The word evokes images of football, family reunions, roasted turkey with stuffing, pumpkin pie and, of course, the Pilgrims and Wampanoag, the acknowledged founders of the feast. But was it always so? Read on to find out…

This article explores the development of our modern holiday. For information on food at the First Thanksgiving, go to Partakers of our Plenty. For additional children’s resources on Thanksgiving, you might want to view Scholastic’s Virtual Field Trip to Plimoth Plantation, explore our Online Learning Center, or visit our Homework Help page. If you’d like to join us for Thanksgiving dinner, please visit our Thanksgiving Dining and Special Events page.

Giving thanks for the Creator’s gifts had always been a part of Wampanoag daily life. From ancient times, Native People of North America have held ceremonies to give thanks for successful harvests, for the hope of a good growing season in the early spring, and for other good fortune such as the birth of a child. Giving thanks was, and still is, the primary reason for ceremonies or celebrations.

As with Native traditions in America, celebrations – complete with merrymaking and feasting – in England and throughout Europe after a successful crop are as ancient as the harvest-time itself. In 1621, when their labors were rewarded with a bountiful harvest after a year of sickness and scarcity, the Pilgrims gave thanks to God and celebrated His bounty in the Harvest Home tradition with feasting and sport (recreation). To these people of strong Christian faith, this was not merely a revel; it was also a joyous outpouring of gratitude.

The arrival of the Pilgrims and Puritans brought new Thanksgiving traditions to the American scene. Today’s national Thanksgiving celebration is a blend of two traditions: the New England custom of rejoicing after a successful harvest, based on ancient English harvest festivals; and the Puritan Thanksgiving, a solemn religious observance combining prayer and feasting.

Florida, Texas, Maine and Virginia each declare itself the site of the First Thanksgiving and historical documents support the various claims. Spanish explorers and other English Colonists celebrated religious services of thanksgiving years before Mayflower arrived. However, few people knew about these events until the 20th century. They were isolated celebrations, forgotten long before the establishment of the American holiday, and they played no role in the evolution of Thanksgiving. But as James W. Baker states in his book, Thanksgiving: The Biography of an American Holiday, “despite disagreements over the details” the 3-day event in Plymouth in the fall of 1621 was “the historical birth of the American Thanksgiving holiday.”

So how did the Pilgrims and Wampanoag come to be identified with the First Thanksgiving?

HARVEST HOME OR THANKSGIVING?

In a letter from “E.W.” (Edward Winslow) to a friend in England, he says: “And God be praised, we had a good increase…. Our harvest being gotten in, our governor sent four men on fowling that so we might after a special manner rejoice together….” Winslow continues, “These things I thought good to let you understand… that you might on our behalf give God thanks who hath dealt so favourably with us.”

In 1622, without his approval, Winslow’s letter was printed in a pamphlet that historians commonly call Mourt’s Relation. This published description of the First Thanksgiving was lost during the Colonial period. It was rediscovered in Philadelphia around 1820. Antiquarian Alexander Young included the entire text in his Chronicles of the Pilgrim Fathers (1841). Reverend Young saw a similarity between his contemporary American Thanksgiving and the 1621 Harvest Feast. In the footnotes that accompanied Winslow’s letter, Young writes, “This was the first Thanksgiving, the harvest festival of New England. On this occasion they no doubt feasted on the wild turkey as well as venison.”

PURITAN HOLIDAY

The American Thanksgiving also has its origin in the faith practices of Puritan New England, where strict Calvinist doctrine sanctioned only the Sabbath, fast days and thanksgivings as religious holidays or “holy days.” To the Puritans, a true “thanksgiving” was a day of prayer and pious humiliation, thanking God for His special Providence. Auspicious events, such as the sudden ending of war, drought or pestilence, might inspire a thanksgiving proclamation. It was like having an extra Sabbath during the week. Fasts and thanksgivings never fell on a Sunday. In the early 1600s, they were not annual events. Simultaneously instituted in Plymouth, Connecticut and Massachusetts, Thanksgiving became a regular event by the middle of the 17th century and it was proclaimed each autumn by the individual Colonies.

The holiday changed as the dogmatic Puritans of the 17th century evolved into the 18th century’s more cosmopolitan Yankees. By the 1700s, the emotional significance of the New England family united around a dinner table overshadowed the civil and religious importance of Thanksgiving. Carried by Yankee emigrants moving westward and the popular press, New England’s holiday traditions would spread to the rest of the nation.

NATIONAL FEAST

The Continental Congress proclaimed the first national Thanksgiving in 1777. A somber event, it specifically recommended “that servile labor and such recreations (although at other times innocent) may be unbecoming the purpose of this appointment [and should] be omitted on so solemn an occasion.”

Presidents Washington, Adams and Monroe proclaimed national Thanksgivings, but the custom fell out of use by 1815, after which the celebration of the holiday was limited to individual state observances. By the 1850s, almost every state and territory celebrated Thanksgiving.

Many people felt that this family holiday should be a national celebration, especially Sarah Josepha Hale, the influential editor of the popular women’s magazine Godey’s Lady’s Book. In 1827, she began a campaign to reinstate the holiday after the model of the first Presidents. She publicly petitioned several Presidents to make it an annual event. Sarah Josepha Hale’s efforts finally succeeded in 1863, when she was able to convince President Lincoln that a national Thanksgiving might serve to unite a war-torn country. The President declared two national Thanksgivings that year, one for August 6 celebrating the victory at Gettysburg and a second for the last Thursday in November.

Neither Lincoln nor his successors, however, made the holiday a fixed annual event. A President still had to proclaim Thanksgiving each year, and the last Thursday in November became the customary date. In a controversial move, Franklin Delano Roosevelt lengthened the Christmas shopping season by declaring Thanksgiving for the next-to-the-last Thursday in November. Two years later, in 1941, Congress responded by permanently establishing the holiday as the fourth Thursday in the month.

THE PILGRIM AND WAMPANOAG ROLE

The Pilgrims and the Wampanoag were not particularly identified with Thanksgiving until about 1900, though interest in the Pilgrims as historic figures began shortly before the American Revolution.

With the publication of Longfellow’s best-selling poem The Courtship of Miles Standish (1848) and the recovery of Governor Bradford’s lost manuscript Of Plimoth Plantation (1855), public interest in the Pilgrims and Wampanoag grew just as Thanksgiving became nationally important. Until the third quarter of the 19th century, music, literature and popular art concentrated on the Pilgrims’ landing at Plymouth Rock and their first encounters with Native People on Cape Cod.

After 1890, representations of the Pilgrims and the Wampanoag began to reflect a shift of interest to the 1621 harvest celebration. By the beginning of the 20th century, the Pilgrims and the Thanksgiving holiday were used to teach children about American freedom and how to be good citizens. Each November, in classrooms across the country, students participated in Thanksgiving pageants, sang songs about Thanksgiving, and built log cabins to represent the homes of the Pilgrims. Immigrant children also learned that all Americans ate turkey for Thanksgiving dinner. The last lesson was especially effective with the recollections of most immigrant children in the 20th century including stories of rushing home after school in November to beg their parents to buy and roast a turkey for a holiday dinner.

TURKEY AND ALL THE TRIMMINGS

The classic Thanksgiving menu of turkey, cranberries, pumpkin pie, and root vegetables is based on New England fall harvests. In the 19th century, as the holiday spread across the country, local cooks modified the menu both by choice (“this is what we like to eat”) and by necessity (“this is what we have to eat”). Today, many Americans delight in giving regional produce, recipes and seasonings a place on the Thanksgiving table. In New Mexico, chiles and other southwestern flavors are used in stuffing, while on the Chesapeake Bay, the local favorite, crab, often shows up as a holiday appetizer or as an ingredient in dressing. In Minnesota, the turkey might be stuffed with wild rice, and in Washington State, locally grown hazelnuts are featured in stuffing and desserts. In Indiana, persimmon puddings are a favorite Thanksgiving dessert, and in Key West, key lime pie joins pumpkin pie on the holiday table. Some specialties have even become ubiquitous regional additions to local Thanksgiving menus; in Baltimore, for instance, it is common to find sauerkraut alongside the Thanksgiving turkey.

Most of these regional variations have remained largely a local phenomenon, a means of connecting with local harvests and specialty foods. However this is not true of influential southern Thanksgiving trends that had a tremendous impact on the 20th-century Thanksgiving menu.

Corn, sweet potatoes, and pork form the backbone of traditional southern home cooking, and these staple foods provided the main ingredients in southern Thanksgiving additions like ham, sweet potato casseroles, pies and puddings, and corn bread dressing. Other popular southern contributions include ambrosia (a layered fruit salad traditionally made with citrus fruits and coconut; some more recent recipes use mini-marshmallows and canned fruits), biscuits, a host of vegetable casseroles, and even macaroni and cheese. Unlike the traditional New England menu, with its mince, apple and pumpkin pie dessert course, southerners added a range and selection of desserts unknown in northern dining rooms, including regional cakes, pies, puddings, and numerous cobblers. Many of these Thanksgiving menu additions spread across the country with relocating southerners. Southern cookbooks (of which there are hundreds) and magazines also helped popularize many of these dishes in places far beyond their southern roots. Some, like sweet potato casserole, pecan pie, and corn bread dressing, have become as expected on the Thanksgiving table as turkey and cranberry sauce.

THANKSGIVING

If there is one day each year when food and family take center stage, it is Thanksgiving. It is a holiday about “going home” with all the emotional content those two words imply. The Sunday following Thanksgiving is always the busiest travel day of the year in the United States. Each day of the long Thanksgiving weekend, more than 10 million people take to the skies. Another 40 million Americans drive 100 miles or more to have Thanksgiving dinner. And the nation’s railways teem with travelers going home for the holiday.

Despite modern-age turmoil—and perhaps, even more so, because of it—gathering together in grateful appreciation for a Thanksgiving celebration with friends and family is a deeply meaningful and comforting annual ritual to most Americans. The need to connect with loved ones and to express our gratitude is at the heart of all this feasting, prayerful thanks, recreation, and nostalgia for a simpler time. And somewhere in the bustling activity of every November’s Thanksgiving is the abiding National memory of a moment in Plymouth, nearly 400 years ago, when two distinct cultures, on the brink of profound and irrevocable change, shared an autumn feast.

PRIMARY SOURCES

Very little is known about the 1621 event in Plymouth that is the model for our Thanksgiving. The only references to the event are reprinted below:

“And God be praised we had a good increase… Our harvest being gotten in, our governor sent four men on fowling, that so we might after a special manner rejoice together after we had gathered the fruit of our labors. They four in one day killed as much fowl as, with a little help beside, served the company almost a week. At which time, amongst other recreations, we exercised our arms, many of the Indians coming amongst us, and among the rest their greatest king Massasoit, with some ninety men, whom for three days we entertained and feasted, and they went out and killed five deer, which they brought to the plantation and bestowed on our governor, and upon the captain and others. And although it be not always so plentiful as it was at this time with us, yet by the goodness of God, we are so far from want that we often wish you partakers of our plenty.”

Edward Winslow, Mourt’s Relation: D.B. Heath, ed. Applewood Books. Cambridge, 1986. p 82

“They began now to gather in the small harvest they had, and to fit up their houses and dwellings against winter, being all well recovered in health and strength and had all things in good plenty. For as some were thus employed in affairs abroad, others were exercised in fishing, about cod and bass and other fish of which they took good store, of which every family had their portion. All the summer there was no want; and now began to come in store of fowl, as winter approached, of which is place did abound when they came first (but afterward decreased by degrees). And besides waterfowl there was great store of wild turkeys, of which they took many, besides venison, etc. Besides, they had about a peck a meal a week to a person, or now since harvest, Indian corn to that proportion. Which made many afterwards write so largely of their plenty here to their friends in England, which were not feigned but true reports.

William Bradford, Of Plymouth Plantation: S.E. Morison, ed. Knopf. N.Y., 1952. p 90

*Source: Plimoth Plantation www.plimoth.org

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolistas @_javiervila_

Mi columna, café y protocolo

Lo que logra las buenas maneras

No puedo decir que el Sr. Trump sea uno de los presidentes que más me guste pero el otro día lo que sucedió con el periodista de la CNN el Sr. Acosta, le llevo al límite y respondió a las malas formas de dicho periodista. Tras leer ciertos periódicos había esbozado una conclusión pero decidí esperar e intentar buscar la secuencia completa después de leer un tuit del Sr. Juan C. Sosa Azpurúa (@jcsosazpurua). Comparto la reflexión del Sr. Sosa diciendo que fue –el presidente- demasiado paciente y tolerante, considerando que el periodista de la CNN fue grosero y vulgar. Es cierto, como también señala que no fue respetuoso con la institución presidencial. Conviene recordar que el Sr. Trump representa a todos los americanos.

Dicho esto, creo que lo que realmente le está haciendo mucho daño son sus formas. Si el Sr. Trump cuidase las formas con las que se expresa, podría ampliar su electorado pero precisamente por esta carencia, produce rechazo. Conviene recordar que el Sr. Obama vivió una situación parecida y no recibió tantas críticas. Muchas de las decisiones tomadas en su día por el Sr. Obama, fueron más duras pero con el arte de cuidar las formas logró que pasasen más desapercibidas.

Ya sabemos que mantenido la calma, la seguridad y la sonrisa se puede hacer que las malas noticias, parezcan buenas.

 

Recuerdo a mi Bisabuelo

Si algo me gusta de mis compatriotas franceses es la capacidad que tienen de transmitir emociones a través de las escenografías que eligen para sus eventos. El 11 de noviembre de 1918 los representantes de Francia y Reino Unido por un bando y Alemania por otro, firmaron en un vagón de tren el armisticio que ponía fin a la Primera Guerra Mundial. Para mí, además de lo que implica dicho acontecimiento histórico, es un día muy señalado porque mi bisabuelo murió en esa guerra, Maximilien de Savenelle de Grandmasion -con dos grandes condecoraciones póstumas-. Orgulloso de mis orígenes. Los aristócratas también han dado su vida por los demás, no son unos señoritos como algunos piensan.

Más de 80 Jefes de Estado y de Gobierno en un entorno cargado de emotividad y respeto. Las escenografías juegan un papel fundamental para transmitir la esencia del objetivo de un acto. El relato es vital como camino para alcanzar la excelencia. Los franceses aunque en ciertos actos son muy presidencialistas, incluso diría que en exceso, dominan como pocos la capacidad de recoger los verdaderos sentimientos del relato en los actos que organizan, despertando los sentimientos de los asistentes y logrando que se sientan parte del acto.

 

Seguir aprendiendo, con el VI Congreso Universitario de Comunicación y Eventos

Generalmente procuro estar pendiente de las cosas que se organizan en mi país y además suelo presumir de los grandes profesionales que tenemos. También es cierto que algunos solo piensan en lo suyo y así nos va. Digo esto porque en breve se celebra un congreso que me parece interesante por la temática y por los profesionales que participarán como ponentes; veo que algunos podían difundirlo pero no lo hacen; ¿no es motivo de orgullo?

Se trata de VI Congreso Universitario de Comunicación y Eventos que se celebrará los días 15 y 16 de noviembre en Madrid; esta es ya la sexta edición de un congreso que cada año congrega a excelentes profesionales.

El #protocololocal es una pieza esencial del puzle que conforma el protocolo; muchas veces construimos las casas por el tejado y para mí profundizar en esto es crear la base esencial para construir una profesión sana y fuerte que emana, en muchas ocasiones, desde las instituciones oficiales locales. Os recomiendo visitar su web y comprobar el enriquecedor programa que tiene el #6congresoeventos.

 

© Casa de S.M. el Rey

De mal gusto

“Letizia viaja por separado y en ´business´ a Perú” es el título del artículo escrito por Edurne Urreta para Yo Dona. No me ha gustado nada. Algunos tienen la costumbre de hacer críticas despectivas y fáciles, sin conocer la particularidad de cada agenda. Este tipo de artículo despectivo se caracteriza por criticar al personaje público, cómo viaja y su vestuario, sin profundizar en las razones de los mismos. ¨Si quieres ser guay, toca estos temas de esta manera y serás toda una referencia de la elegancia piensan algunos¨. Sin embargo no se dan cuenta de que eso es justamente lo contrario, un modelo de mal gusto. Para ejemplo de ese mal gusto sirvan muchos de los tuits de Patrycia Centeno.

 

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolistas @_JavierVila_

 

#flashprotocolo | Recuerda, siempre eres observado por alguien

#flashprotocolo | El Rey de Marruecos se ha quedado dormido -mientras su hijo Moulay Hassan estaba atento- durante el discurso del Sr. Macron, con motivo de la ceremonia por los 100 años del final de la Primera Guerra Mundial. El Sr, Trump observa como si fuese un profesor de secundaria; aunque parece que no fue el único.

Recuerda, siempre eres observado por alguien.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista @_JavierVila_

3 sugerencias para conseguir el voto latino en las próximas elecciones en Estados Unidos

Fuente: AP

Washington | El próximo 6 de noviembre Estados Unidos celebra sus elecciones legislativas. Los actos públicos a medida que se acercan unas elecciones se incrementan notablemente, con el fin de conseguir el mayor número de votos. Por ejemplo, entre el 6 y el 17 de octubre Donald Trump realizó 6 encuentros con la prensa y celebró 18 actos públicos; respondiendo en 11 días a 300 preguntas de periodistas.

La comunidad hispana en Estados Unidos cada día es mayor y juega un papel importante. Más de 27 millones de latinos tienen derecho a voto, lo que representa más del 12% del electorado.

No obstante llama la atención la baja participación en las elecciones, con tasas inferiores al 7%.

Cada día se siente mucho la presencia latina por las calles americanas y ya son muchos padres los que buscan colegios donde sus hijos puedan aprender español. La comunicación política con sus respectivos asesores al frente se centra en disfrazar a los políticos y en difundir mensajes que, si bien inicialmente pretenden transmitir ilusión, consiguen un efecto contrario. En España está sucediendo que la comunicación política se queda en un simple envoltorio; alejando al electorado que se siente engañado y perdiendo así su confianza.

Los políticos americanos, si quieren el voto latino, deberían trabajar al menos estos 3 puntos:

1.- Conocer, enfatizar y profundizar más en los factores culturales y sociales de este importante número de votantes.

2.- Modificar el formato de los eventos donde los políticos intentan hacer llegar sus mensajes. Se necesita interactuar más, entre otras cosas porque culturalmente el latino es mucho más cálido y próximo.

3.- Incrementar la comunicación en español. Los canales que utilizan los partidos políticos es insuficiente. Conviene recordar que el español es un idioma del que nadie puede cuestionar su influencia:

✅Más de 400 millones de hispanohablantes.

✅Más de 9 millones hablan español como segunda lengua.

Las personas cada día confían menos en los políticos porque cada día les transmiten una farsa, mintiendo e incumpliendo los compromisos adquiridos en tiempo electoral. Muchos asesores hacen un daño tremendo, destruyendo la credibilidad de los políticos porque con tal de mantenerse en el poder o de arañar unas décimas de popularidad, son capaces de saltarse la ética y la moral.

La mejor comunicación es la que se basa en la naturalidad y la recuperación de los valores. Inicialmente puede vender menos pero es el mejor camino para mejorar la calidad de vida de un país y la de sus ciudadanos. Menos buscar la foto, menos películas políticas y más enfatizar en los verdaderos problemas de las personas.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista @_JavierVila_

Café y Protocolo: La elegancia y la clase no se pueden comprar!

Antes de escribir el artículo me gustaría agradecer la acogida que ha tenido el anterior Café y Protocolo, leído por muchas personas desde varios países; gracias de corazón.

Últimamente no paro de leer artículos sobre gurús de la comunicación política. Estrategas que son capaces de ganar unas elecciones o de hacer llegar a miles de personas las inquietudes de los políticos, deportistas o personas públicas en una sociedad necesitada de valores. El problema es que hemos llegado a un momento en que todo vale con tal de alcanzar el objetivo marcado. Es cierto que cuando uno hace una serie de recomendaciones a su cliente/jefe, éste es libre de hacernos caso o no, a mí me ha pasado varias veces, pero también me he marchado cuando he visto que las diferencias eran insalvables o cuando he visto que ya no confían en mi.

La verdad es que algo tengo claro, no es suficiente con tener muchos conocimientos para asesorar a una persona o ser un habilidoso estratega, lo más importante es tener clase y la elegancia necesaria como para transmitírsela a ciertas personas públicas, difícil, ¿verdad?

La elegancia y la clase no se pueden comprar!

• – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• EMMANUEL MACRON

• – – – – – – – – – – – – – – – – – –

No hay nada peor que un político se ponga de moda porque detrás vendrán muchos políticos a emular sus poses, su forma de vestir o de comportarse. Esto no es nuevo, desde hace muchos años tenemos la costumbre de copiar todo aquello que a la prensa le gusta realzar.

Hace poco escuchaba a un asesor que decía que le gustaba Macron; decidí estudiar su trabajo con los políticos con los que había trabajado. A la conclusión que he llegado es que debería leer más sobre Macron con el fin de saber aplicar ciertas cosas a sus clientes/jefes. Le recomiendo leer este libro, “Macron el presidente que ha sorprendido a Europa” por Anne Fulda; y luego que cada uno saque sus conclusiones.

Macron, Trudeau, Kennedy o Regan son políticos que han sido y son imitados por innumerables políticos. A mí me gusta mucho no disfrazar al político y que mantenga su personalidad dentro del respeto y el contexto. Gana credibilidad.

La forma de vestir es una importante herramienta de comunicación que, gracias a muchos estrategas políticos, se utiliza para manipular la realidad con el fin de engatusar al electorado. Todo tiene su momento. ¿Es malo utilizar una corbata? no, ¿es malo no llevarla?, no, ¿se puede ir con la camisa remangada?, si. Insisto, todo tiene su momento pero hay que tener la clase suficiente como para saber qué, cuándo, cómo y dónde vestirse o comportase de una determinada manera.

Ir a una zona devastada por una gravísima inundación en traje y corbata, sin que ninguno de tus asesores te diga que así no y te recomiende quitarte la corbata, la americana y remangarte la camisa. Este es el problema de estar en manos de personas con falta de clase.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – –

• MELANIA TRUMP

• – – – – – – – – – – – – – – –

Melania Trump vuelve a ser noticia por su ropa. Digo vuelve porque no es la primera vez que la decisión de su atuendo le trae problemas. Esta vez por su último viaje realizado a Kenia, donde le fotografiaron con un sombrero salacot y por otra foto con unos niños. Sombrero que utilizaron los colonizadores pero que también es típico en Filipinas. No hay nada más iconográfico que un británico, una casaca roja bien abotonada con su flamante sombrero salacot. En esta ocasión creo que las recomendaciones que le hayan podido hacer, no han sido las mejores. Mi reflexión sobre este tema es otro y no pretendo justificar la elección de Melania, que en mi opinión se ha equivocado, es que todo lo estamos convirtiendo en símbolos de opresión quizás y esa es mi pregunta ¿cualquier objeto puede cambiar su percepción si entendemos que las cosas deben evolucionar? Porque quizás nos estemos quedando anclados en el pasado perpetuando la opresión. Existen los matices y las particularidades y la simple predisposición a reflexionar sobre ciertas cosas nos permitiría seguir creciendo como personas. Insisto, no es fácil y es cierto que hay cosas que son y serán incomprensibles, pero leer artículos sobre cómo dejan de vestirse ciertas personas sin un análisis dentro de un contexto, me parece banalizar sobre temas que requieren más tacto. Aunque ya sabemos que el mundo está lleno de expertos en moda y en buenas maneras.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• GRANDES PROFESIONALES

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Los días 22, 23 y 24 se celebrará en Lima el primer Congreso Internacional de Comunicación y Protocolo (@apcerprotocolo). Una asociación que he seguido desde hace un tiempo y que en mi opinión está haciendo una gran labor a favor de nuestra profesión. Aunque llevo varios años viviendo lejos de España siempre tengo una cierta debilidad por mis compañeros de profesión españoles. A esta cita asisten como ponentes tres españoles; María de la Serna (@maritaserna), María Gómez (@MariaPSC) y José Manuel Mesa Göbel (@mesagobel), tres excelentes profesionales que cada día enriquecen nuestra profesión, así como el resto de los ponentes. En la web de la asociación tenéis toda la información del congreso, www.apcer.pe.

Los que hemos vivido en Latinoamérica sabemos con qué pasión se vive el protocolo. Para mí, durante los seis años que he vivido allí, ha sido una buena etapa de aprendizaje.

Os recomiendo seguirles en las redes sociales!

J,

• – – – – – – – – – – – – –

• ME HA GUSTADO

• – – – – – – – – – – – – –

Me ha gustado el apoyo que le ha ofrecido la Asociación Española de Protocolo @aeprotocolo a Alejandro Villena (@AVillena en la presentación de su libro “Eventos. Herramientas de comunicación y su valor en el marketing” (Editorial Sindéresis). 304 páginas escritas desde el corazón.

Me ha gustado el mensaje de Mar Castro @marcastrops en Facebook: “Yo no pretendo cambiar al Mundo, pero en el pedacito que me tocó vivir quiero hacer la diferencia”. Este texto lo hizo público cuando defendió su tesis doctoral.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• EN  LAS REDES SOCIALES

• – – – – – – – – – – – – – –  – – – – – – – –

No voy a decir ni el país ni voy a citar a los partidos políticos porque esto puede ser extensible a cualquier país constitucionalista. Las cuentas oficiales de organismos públicos, no deberían de ser utilizadas con fines partidistas en las redes sociales. Tampoco es conveniente que en las firmas de documentos oficiales del Gobierno, se incluyan logotipos de partidos políticos.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• UN MINUTO DE SILENCIO

• – – – – – – – – – – – – – – – – – –

El origen del minuto de silencio data de 1919 y en su origen eran dos minutos. No creo que sea mucho tiempo para guardar una postura respetuosa. Hoy pudimos ver a un político que durante el minuto de silencio tenía las manos en los bolsillos. En fin, como ya he comentado antes, la clase está en peligro de extinción.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• MÁS QUE UN ERROR. LA CULPA NO ES DEL PROTOCOLO

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Hoy es el día de mi país, España; un día muy especial y más si, como es mi caso, vivimos lejos. Durante la recepción en Palacio Real, en el Salón de Tronos, los Reyes se sitúan el centro con el fin de recibir a los invitados. La sorpresa ha ocurrido cuando el presidente del Gobierno después de saludar a los Reyes, se incorpora a continuación para recibir a los invitados (besamanos). Una persona del equipo de protocolo de Casa Real, le indicó que no le correspondía estar allí; en ningún caso podemos decir que Casa Real tenga la culpa. Todo lo contrario, son unos magníficos profesionales.

No quiero pensar que lo ha hecho a propósito pero estamos hablando de un gravísimo error. Los que nos dedicamos al protocolo, siempre procuramos cuidar hasta el último detalle, incluso repasamos muchas veces las recomendaciones que indicamos a nuestro jefe. Muchas veces hasta parecemos pesados por las veces que repetimos las cosas. Todos cometemos errores pero lo sucedido hoy no tiene ninguna justificación. Si fuese el responsable de protocolo del Presidente, hoy mismo analizaría hasta el último detalle porque la responsabilidad final es suya. La culpa -desde luego- no es del protocolo.

ver vídeo

J,

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison @_JavierVila_ | Protocolista

Café y Protocolo: feliz de volver.

Aquí estoy otra vez después de una profunda desconexión. Era necesario porque ahora estoy viviendo en otro país, y cada cambio, requiere de un tiempo prudencial para empezar a ponerse al día; aunque todavía me queda mucho para estarlo.

Con un café, escribo estás primeras líneas donde retomo este formato que ya he utilizado en varios artículos. Este formato se lo vi al periodista y amigo Paco Rivera de la Cruz como ya había mencionado en su día en mi primer articulo con dicho formato. Por cierto, recomiendo su blog porque resulta muy ameno leerlo http://pacorivera.galiciae.com

No digo nada nuevo si añado que el eje principal de este artículo es el protocolo. Eso no quiere decir que no toque temas relacionados con esta increíble herramienta de comunicación, menospreciada por muchos pero que todos al final aplican -aunque sea a regañadientes- con el fin de que todo salga bien y se cumplan los objetivos deseados.

Vengo con las pilas muy cargadas y para compartir con vosotros mis análisis, consejos y perspectivas de este emocionante y no menos complejo, mundo de la comunicación.

Esta es vuestra casa!

• – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• TAPANDO VERGÜENZAS

• – – – – – – – – – – – – – – – – – –

El protocolo se está convierto en una herramienta para tapar las vergüenzas de algunos. Esto tiene varios problemas; uno de ellos es que el protocolo se convierte en el blanco de algunos periodistas, con titulares erróneos y fuera de lugar. Hay ciertos eventos que le dan un bocanada de aire fresco, esto es que permiten al protocolo recuperarse de las duras embestidas que recibe cada día; uno de estos eventos es el que se celebró en Madrid, en la Confederación Española de Organizaciones Empresariales. A través de la cuenta de Twitter de Gerardo Correas @GerardoEIP podéis leer interesantes reflexiones.

¿Por qué me gustan este tipo de eventos? Porque ayudan -y mucho- a promocionar el protocolo y a demostrar que es una herramienta indispensable en cualquier organización para alcanzar la excelencia.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – –

• CORBATA SI O NO

• – – – – – – – – – – – – – – –

Primero, la etiqueta -palabra que no me gusta nada- no es protocolo por mucho que lo digan en la televisión o en la prensa escrita. No quiero restarle importancia porque es una importante herramienta de comunicación pero las cosas en su sitio y por su nombre.

A mi me gusta mucho la corbata pero todo tiene su momento. Lo que no entiendo es a las personas que la critican pero luego la usan. Algunos creen que eres más guay por no usarla. Yo la seguiré utilizando por mucho que intenten satirizar su uso.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• EE.UU y la comunicación política

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

He de confesar que la comunicación política en general no me gusta nada. Los estrategas muchas veces se equivocan y parece que todo vale con tal de alcanzar su objetivo. Después de haber vivido en Brasil y Colombia llego a la misma conclusión; la sociedad desconfía de la comunicación política. He trabajado en estos países y aun me sorprenden las recomendaciones de algunos estrategas que me han demostrado su falta de conocimientos sobre las particularidades de cada país. Los factores culturales y sociales influyen directamente en la comunicación. No todo vale con el fin de conseguir una foto, un titular o una sonrisa. Me da igual que me digan que estoy equivocado pero tengo claro que la comunicación política es, por culpa de algunos, una herramienta para desvirtuar la realidad.

Ahora vivo en Washington. He seguido con mucha atención la vista del presidente del Gobierno español. Hay errores que se hubiesen evitado si los asesores, hubieran conocido ciertas particularidades de la sociedad americana. Algunos estrategas están solo para contentar a su jefe. No sé si son conscientes de la responsabilidad que tienen y no pretendo con esto disculpar el comportamiento de nuestros políticos pero harían menos el ridículo si entendiesen que el mejor trabajo que podemos hacer, es decir lo que pensamos desde el respeto y los valores; si esto nos implica decir cosas que a nuestro jefe no le gusta oír, debemos decirlas.

Baltasar Gracián dijo que más vale un grano de cordura que arrobas de sutileza.

J,

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

• SE RESPETA LA BANDERA DESDE NIÑOS

• – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Tema muy delicado. En Brasil, Colombia o en Estados Unidos se sienten muy orgullosos de su bandera y de su himno. Todos los días se viven momentos de respeto. En Brasil y Colombia a una hora determinada, se puede escuchar el himno en la radio. ¿Esto es posible en otros países? En España, no.

En EE.UU en el colegio de mis hijos todos los días los niños mayores son los responsables de izar la bandera de EE.UU. quince minutos antes de que empiecen las clases. Felices de hacerlo y con un respeto escrupuloso. Peruanos, colombianos, brasileños, franceses, alemanes respetan y desean participar en el izado.

Mis hijos ya conocen de cerca los símbolos de España, Francia, Brasil, Colombia y ahora EE.UU y es que desde pequeños se empieza respetando los símbolos constitucionales.

Edmundo de Amicis dijo que el que de pequeño respeta la bandera, sabrá defenderla cuando sea mayor. Y es que no es cuestión de enfrentarse por una bandera, es la de respetar los símbolos de un país.

J,

• – – – – – – – – – – – – –

• DANDO EJEMPLO

• – – – – – – – – – – – – –

No me ha gustado el enfrentamiento entre el presidente la federación de fútbol y el preside de La Liga. Las redes sociales se han convertido en una peligrosa herramienta de comunicación si las utilizamos mal. Hace unos días se cruzaron unos tuits muy duros. El deporte debería liderar la recuperación de los valores y de las buenas maneras. Son grandes gestores y estoy convencido que se habrán dado cuenta que no se pueden perder los nervios así; perjudica su imagen pública, perjudica a su disciplina deportiva y perjudica también al Consejo Superior de Deportes; por tanto a todo, a todo el deporte español.

J,

Javier Vila de Savenelle de Grandmaisón | Protocolista

Imagen destacada de la 44 Cumbre del G7.

#fotocomentario | Todo comunica. La foto escenifica la diferencia de opiniones. Retrata el ego, la resignación, el cansancio, la incógnita, la reflexión.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Protocolista | Consultor – Analista

¿Sabemos gestionar la atención del fan en los clubes?

football-stadium-227561_960_720_pixbay

¿Sabemos gestionar la atención del fan en los clubes?

Hace unos días tuve la oportunidad de disfrutar de una gran experiencia desde el punto de vista del fan y no como normalmente lo hago, como profesional; y es que muchas veces no nos ponemos en la piel del otro. Estuve de visita en un gran club de fútbol y me despertó ciertas reflexiones totalmente distintas a las que suelo tener como profesional.

Antes de entrar en dichas reflexiones me gustaría hacer una breve introducción para enlazarla con el motivo de mi artículo y que entiendo que es vital para la vida de un club, el fan.

En general todos los clubes tienen una gran obsesión por comunicar y con la irrupción de las redes sociales, mucho más. Las diversas #rrss son unas herramientas muy interesantes y –en este caso- necesarias para un club. Nadie puede cuestionar que los grandes clubes tienen un modelo de gestión increíble y pocos están haciendo una clara apuesta por la innovación tecnológica. El problema es que están cayendo en –a mi modo de ver- un modelo en el que la respuesta y ejecución se realiza de forma autómata. ¿Sabemos gestionar la atención del fan?  mi respuesta es clara, no.

Como indicaba antes, hace unos días disfruté mucho con mi hijo de la visita a unos de los mejores clubes del mundo. De esta visita se me abren varios interrogantes, si en un club grande tienen estas carencias en la gestión de atención al fan, ¿qué sucederá en los clubes más pequeños?

Una de las claves para fidelizar siempre ha sido una buena atención y la verdad es que un club que recibe casi un millón de visitas al año debería tener un modelo de gestión de atención al fan. Durante el recorrido, un 80% de los fans utilizaba el teléfono para hacer fotos y subirlas a las redes sociales. Estos clubes no capitalizan esto por varios motivos, entre otras porque no tienen dicho modelo de gestión o porque ellos –el club- entienden que no les hace falta por el alto volumen de seguidores que tienen; solo tienen que abrir las puertas –literalmente- y no paran de hacer caja.  En el recorrido pasas por varios puntos en los que te hacen una fotografía, pero hasta para eso están automatizados, son como digo yo, autómatas de la gestión del deporte.

El protocolo deportivo – que es mucho más que ordenar palcos como ya he dicho en innumerables artículos – debe postularse el primero para diseñar un modelo de atención al fan, un modelo que debe interactuar con el manual interno de protocolo de cualquier organización deportiva y que hasta ahora nadie ha hecho en profundidad. Debe trabajar desde posibles itinerarios para el fan hasta la simple cortesía hacia éste; las buenas maneras deberían de formar parte de todas las personas que trabajan en un club. Estamos en una sociedad que cada día es más fría, menos atenta, más egoísta y peor educada.

Actualmente estoy trabajando en un modelo de atención al fan que contempla una serie de ítems para que las organizaciones lo puedan aplicar y que permita auditar una organización deportiva que desea mejorar en esto. Está muy bien estudiar los recorridos, la ubicación de una tienda, la gestión de las redes, como situar al fan en el campo, que actividades realizar para captar su atención, la importancia de la luz, los espacios, etc. Los clubes en esto y en la parte técnica están avanzando mucho pero si le diésemos una importante dosis de buena atención al fan, podrían capitalizar los millones de seguidores que tienen y que, a día de hoy, muy pocos son capaces de hacerlo.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaisón | protocolista

*foto: pixabay

Los deportistas juegan un papel importantísimo en la sociedad | #buenasmaneras

Los deportistas juegan un papel importantísimo en la sociedad. Las imágenes como la del vídeo que publicamos con este artículo, hablan por sí solas, por eso es necesario que los deportistas sean conscientes de su responsabilidad. Muchos deportistas, cada vez más, son conscientes de ello y algunos incluso incorporan a su equipo profesionales que les ayudan a trabajar en todos los aspectos de las buenas maneras que interactúan en el día a día del deportista. En alguna ocasión me han preguntado si educo a deportistas y mi contestación es un rotundo no; si ayudo al deportista y aporto mis sugerencias invitándole a trabajar y fomentar ciertas actitudes, cuidando su imagen. No solo la etiqueta es importante.

Los deportistas viven en un entorno con mucha presión, no solo dentro sino también fuera de los campos de juego. Los compromisos con los patrocinadores forman parte de su vida y requieren de un sinfín de eventos y por ende, de buenas maneras.

La imagen del deportista se puede dividir en dos grandes áreas, la deportiva y la del día a día fuera del campo de juego.

1.- Deportiva: Muchas personas mimetizan los comportamientos de sus ídolos en sus respectivas vidas. El entorno del deportista es fundamental y en el juego y/o en el entrenamiento deben prevalecer las buenas maneras. El deporte tiene muchos sacrificios para alcanzar el éxito pero no sólo en lo físico, también requiere dedicarle tiempo a las formas. Un gesto, un autógrafo, un saludo, un gracias… son muchos detalles que uno puede y debe tener en el día a día.

No me gusta poner nombres a los ejemplos pero, todos conocemos casos de deportistas que terminan un partido y se quedan saludando a la afición, o deportistas que dedican unos minutos de su tiempo a seguidores que se han quedado horas esperando en un aeropuerto o a las puertas de un hotel. La indiferencia y el ego del deportista mata la relación con sus seguidores; el deportista debe ser agradecido y consciente de que sus seguidores forman parte de su vida.

Hace poco veíamos unas imágenes de un importante deportista que tuvo un gesto muy feo con otro deportista, racial. Algunos periodistas le disculpaban, apelando a la tensión del momento pero entiendo que no hay disculpa posible, aunque el deportista el mismo día compartió un vídeo disculpándose a través de las redes sociales –las temibles redes sociales. Estas situaciones se pueden evitar, si el deportista se acostumbra a cuidar estas reacciones. Estas reacciones se pueden y deben trabajar. A los pocos días he visto un niño que tenía esa misma reacción en un partido con otro niño; ¿casualidad?

2.- Todos los deportistas tienen derecho por supuesto a su intimidad pero… ¿son conscientes que una mala reacción o una mala elección a la larga les perjudicará en su carrera? El día a día del deportista puede llegar a ser francamente agotador para él. Se necesita una gran dosis de paciencia y de buena educación. ¿Necesita un deportista tener un mal gesto para ser más admirado? ¿necesita infringir la ley para ser más admirado? ¿necesita vestirse de una determinada forma para llamar la atención de los medios y de sus seguidores?

Antes hablaba de la redes sociales; reconozco que se han convertido en un importante escaparate para el deportista donde el patrocinador también tiene su correspondiente retorno pero ojo, la #netiqueta empieza a ser francamente preocupante. Los deportistas deben soportar cada día insultos a través de las redes sociales, es comprensible que el deportista se sienta molesto pero no puede ponerse a la misma altura de las personas maleducadas. En todo caso el tema de los deportistas y las redes sociales lo dejaré para otro artículo porque da para mucho.

Como decía antes, los deportistas juegan un papel importante en la sociedad y muchos –en especial los niños- mimetizan su compartimento, quieren ser como ellos. Por eso es muy importante que lo mismo que se le exige a los deportistas, que sean un buen ejemplo, también se exija a los medios de comunicación que deben asumir su parte de responsabilidad y dar ejemplo. Todos, incluido los seguidores, debemos en la medida de lo posible, contribuir en enriquecer la buena imagen de los deportistas porque el retorno recaerá no solo en el deportista, sino también en nuestros hijos.

Mi tono crítico con algunos deportistas es porque entiendo que son un gran recurso para la sociedad y que pueden ayudar a regenerar la pérdida de valores. El deporte es una importantísima herramienta para transmitir valores y abrir puertas que en otros contextos serían prácticamente imposibles de abrir.

He tenido la oportunidad de trabajar con muchos deportistas que me han demostrado que son auténticos números 1, dentro y fuera de su deporte. Las instituciones en general no aprovechan su gran potencial y deberían hacer un esfuerzo extra en el desarrollo de la #diplomaciadeportiva, en sus respectivos países.

Los Gobiernos deben entender el deporte no solo como un gasto, es una inversión para una sociedad que necesita recuperar los valores que transmite el deporte y el deportista, es el mejor embajador para ello.

Javier Vila de Savenelle de Grandmaison | Facebook JVSG